Pages

Papamóvil a pedal

Con la llegada de Francisco I la iglesia católica se encuentra en un proceso de renovación de la mano de la sencillez del nuevo pontífice y mas allá de la postura individual de cada uno con respecto a la religión es innegable la incidencia de ésta en millones de fieles.
En esta ocasión salio a la luz un proyecto solicitado por Benedicto XVI con el objetivo de lograr cero emisiones en el vehículo de traslado papal, para esto la Asociación de Transporte Medioambiental del Reino Unido (ETA, por sus siglas en inglés) comenzó a idear este peculiar Papamóvil.

Pero en el momento en el que dicha institución dio a conocer algunos detalles del mismo, todos pensaron que se trataba de un chasco (el anuncio coincidió con April´s Fools, algo así como El día de los inocentes, en el que las marcas presentan nuevos productos que terminan siendo ficticios). Finalmente, con el correr de los días se pudo comprobar que la ETA no estaba bromeando: su propuesta realmente se trataba de un coche a pedal para el Sumo Pontífice.

El británico Yannick Read diseñó el vehículo atendiendo a dos características fundamentales: que no fuera contaminante y que resultara lo suficientemente seguro como para proteger al líder de la Iglesia Católica.

A partir de esas especificaciones se obtuvo un prototipo de tres ruedas que podría ser impulsado por medio de pedales o de un motor eléctrico de 1,5 kilowatts, según las necesidades del momento.

Su carrocería estaría hecha con una mezcla de titanio y componentes cerámicos a prueba de balas y explosiones. Contaría con ventanas de plexiglás antibalas de ocho milímetros de grosor y una cabina equipada con luces de bajo consumo y un tanque de oxígeno. A todo esto se le sumarían paneles solares en el techo, los cuales le darían energía al sistema de aire acondicionado.

Si bien los recorridos que el Papa realiza por las calles del Vaticano no suelen ser a altas velocidades, el Papamóvil a pedal podría alcanzar los 70 kilómetros por hora (usando el motor, claro está).

Sobre el futuro de su creación, Read destacó que al ser un producto de nicho, demasiado caro -228 mil dólares- y difícil de montar, no tiene sentido construirlo sin un pedido firme del Vaticano: “Es por eso que lanzamos sólo un render del diseño. Sin embargo, hemos desarrollado investigaciones que nos permiten ofrecer un Papamóvil a pedal listo para la venta. Ya hemos enviado los detalles del coche al equipo de adquisición de vehículos del Vaticano, pero aún no hemos recibido una respuesta”.

Esperamos entonces ver #enbicialtrabajo para el Papa Francisco y para muchos màs


fuentes: