Pages

Insecticida con menor impacto ambiental

El jabón es muy útil en la agricultura para matar insectos y otras plagas que asechan a las plantas. El jabón daña el exoesqueleto de los insectos y los mata al no permitirles respirar. Esta es una solución que asesina la plaga, no tiene efectos a largo plazo y por esto me parece una solución práctica para terminar con colonias enteras de amiguitos poco deseados. El jabón de potasa, al ser un jabón de características mucho más suaves que el jabón duro o sódico, nos permite hacer el tratamiento sin dañar significativamente a la planta.

¿ Qué es el jabón de potasa?

El jabón de potasa es un producto especialmente preparado para combatir las plagas de las plantas. Es un preparado que tiene como base el aceite vegetal y la ceniza, aunque también se puede realizar con aceite vegetal y potasa cáustica.

Propiedades del jabón de potasa

El jabón de potasa realizado con ceniza resulta menos agresivo que el jabón realizado con potasa cáustica por lo que se considera más ecológico. El jabón de potasa se considera un buen insecticida y fungicida, muy útil para eliminar plagas en las plantas como pulgones, cochinillas, arañas rojas así como hongos como mildiu , oídio, Botrytis etc.

Usos del jabón de potasa

En jardinería y horticultura doméstica se emplea como insecticida y fungicida.

Click here to see a large version

Click here to see a large version

¿ Es seguro el jabón de potasa?

Se lo considera muy seguro. Es biodegradable por la acción del agua y del sol.

¿ Cómo se hace el jabón de potasa?

La fórmula del jabón de potasa es la siguiente:

JABÓN DE POTASA PARA LAS PLANTAS ( Formula con ceniza)

Ingredientes:

- 1 litro de aceite de oliva.

- 1 litro de agua.

- 1 papa.

- Jugo de limón.

- 4 kilos de madera

Realización:

- Obtener ceniza de la madera. Para ello, encender una fogata y dejar consumir completamente hasta que se transforme en ceniza.

- En un cacharro metálico que no sea aluminio mezclar la ceniza de la madera con el litro de agua. Dejar reposar un par de días.

- Comprobar la concentración de carbonato de potasio de la mezcla: Para ello, introducir la papa en la mezcla y comprobar que se hunde hasta la mitad. En caso de que no flote se deberá añadir más ceniza a la mezcla y esperar 48 horas más en repetir la prueba

- Una vez comprobado que el carbonato de potasio es el adecuado, ir añadiendo el aceite a la mezcla y removiéndolo todo hasta que esta adquiera un textura pastosa.

- Colocar la mezcla en un horno a temperatura elevada y cocer bien hasta que adquiera la textura del jabón. Puede también hervirse en el microondas procurando que no se derrame.

- Una vez haya alcanzado la consistencia del jabón se deberá medir el pH: Para ello, utilizaremos una tira de medición de pH que puede comprarse en droguerías. El pH adecuado del jabón de potasa debe estar situado entre 8 y 9. Si es más alcalino, añadiremos unas gotas de limón hasta alcanzar los niveles adecuados.

Conservación y uso :

- Guardar el jabón en un recipiente hasta su uso como fungicida o insecticida. Cuando haga falta, se disuelve el jabón en un poco de agua y se introduce en una botella con spray para fumigar las plantas afectadas