Pages

Cultivo de Spirulina

La Spirulina es un alga que crece en agua dulce y es considerada uno de los alimentos más completos y puros que la naturaleza puede ofrecer.
Posee un alto contenido energético, es de muy fácil digestión e incorpora al organismo aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales que la convierten en un suplemento dietario de excelente calidad nutritiva.
El cultivo de spirulina es de especial interés en la lucha contra el hambre, ya que se trata de un alga muy adaptable a diversas condiciones climáticas.

Tiene bajos requerimientos de agua pura y logra rendimientos de proteína 20 vecesmayores que los cultivos de soja, 40 veces más que el maíz y hasta 200 veces más proteína que la carne.

Varios estudios han demostrado los efectos benéficos del consumo de Spirulina en la salud:
Reduce los niveles de stress gracias al aporte de biofotones almacenados en los pigmentos del alga.
Favorece el descenso de peso generando sensación de saciedad.
Su alto contenido de proteínas, minerales y vitaminas son un complemento ideal en dietas muy estrictas donde generalmente se descuida el equilibrio en el aporte de nutrientes.
Normaliza los niveles de colesterol gracias a su aporte de ácidos grasos esenciales y fibra soluble.
Nutre la flora propia del colon, normalizando el tránsito intestinal.
Estimula el sistema inmunológico debido al aporte de ficocianina y antioxidantes
Aumenta los niveles de hemoglobina debido a su aporte de hierro, ácido fólico y vitamina B12, combatiendo la anemia.
Retrasa el envejecimiento por su aporte de nutrientes que compiten los los procesos de oxidación de las células.
Por su importante contenido de nutrientes esenciales, puede utilizarse como suplemento alimentario en niños mayores de 12 meses, favoreciendo su crecimiento y desarrollo.
Debido a su alto contenido en aminoácidos esenciales y no esenciales, repone fibras musculares destruidas durante el ejercicio físico intenso favoreciendo el aumento de la masa muscular de deportistas.
Composición nutricional típica de la spirulina:
Proteínas 55 - 70%
Carbohidratos 15 - 25%
Lípidos 4 - 7%
Minerales 7 - 13%
Humedad 3 - 7%
Fibras 4 - 7%

El cultivo de Spirulina es muy sencillo y consta de tres elementos fundamentales:
Agua dulce (aproximadamente 1 litro por cada gramo que se desea producir).
Abundante luz solar (el estanque de agua debe estar ubicado para recibir la mayor cantidad de luz solar que pueda durante el día, evitando estar a la sombra).
Nutrientes (la spirulina necesita de ciertos nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio que son vitales para el crecimiento de las plantas y algas).
El cultivo de spirulina se realiza en pequeños piletones o estanques, donde el tamaño depende de la cantidad de spirulina que se desee producir.
Aproximadamente se necesita 1 litro de agua para producir diariamente 1 gramo de spirulina seca (el requerimiento diario de un ser humano para sobrevivir a base de spirulina son aproximadamente 30 gramos diarios).

La condición más importante en la construcción de los estanques es que la altura no supere los 20 centímetros ya que a mayores profundidades, la luz solar no llega a penetrar en el agua y las algas del fondo no crecen. Para logar un cultivo homogéneo se debe contar con un sistema que agite continuamente de forma muy suave el agua.
La spirulina puede ser cultivada a cielo abierto o ubicando los estanques dentro de pequeños invernaderos transparentes para evitar que se depositen hojas e insectos en el agua. El uso de agua es mínimo ya que se reutiliza y la única pérdida que existe es por evaporación natural.

La “plantación del cultivo” se inicia a través de una pequeña muestra viva de spirulina que se deposita en el agua junto con todos los nutrientes.
Luego ésta crece hasta que el agua se satura de spirulina, exhibiendo un color verde azulado intenso.

La cosecha se realiza con filtros de tela de 180 hilos donde el alga queda atrapada.
La Spirulina tiene la ventaja de que cuando el cultivo deja de ser agitado, el alga flota, por lo que se la puede verter lentamente sobre la tela de filtro e ir cosechando la spirulina sin tener que vaciar todo el estanque.
Finalmente, luego de cosechada, se la debe dejar secar al sol por varias horas hasta que el agua se haya evaporado totalmente.

Una vez retirada la spirulina del cultivo, no debe dejarse con agua, ya que ésta comenzará a deteriorarse al cabo de unos días como sucede con cualquier alimento.
Nuestro proyecto se basa en el diseño, construcción e instalación de pequeños estanques e invernaderos económicos a medida para el cultivo de spirulina, con el objetivo de vincularlo a proyectos de biogás, debido a la sinergia que existe entre ambos ya que el residuo líquido y sólido de los biodigestores es altamente rico en nutrientes como fosfatos, nitratos y potasio, los cuales pueden ser utilizados para nutrir naturalmente al cultivo de spirulina, y potenciar su crecimiento a un costo muy bajo.

La spirulina además de ser utilizada para consumo humano, es altamente recomendable como complemento en la nutrición animal (vacas, pollos, cerdos) pudiendo generar productos Premium como por ejemplo huevos de yema roja debido a que la spirulina aporta hierro al pollo y éste es depositado en los huevos, obteniéndose así un producto de calidad nutritiva superior.

fuente: http://www.energizar.org.ar/energizar_desarrollo_tecnologico_spirulina_como_funciona.html